Inteligencia

“-” El requisito del éxito es
la prontitud en las decisiones“.
(Francis Bacon)

Inteligencia empresarial

La inteligencia empresarial ha dejado de ser una herramienta de uso exclusivo de unos pocos para pasar a convertirse en parte de las rutinas de trabajo de muchos profesionales de negocio que buscan maximar el uso de lo que se ve como un recurso estándar. Más compañías experimentan sus ventajas y, dentro de ellas, más usuarios se benefician del acceso al conocimiento que antes no podían siquiera plantearse. Precisamente por ello, a la vez que continúa la prevalencia de la educación formal en este campo, se aprecia un notable aumento de la simplificación de las herramientas de inteligencia de negocio, que tiene por objeto aumentar su accesibilidad de cara a quienes las incorporan a sus operaciones diarias.

Hablar de inteligencia empresarial, hoy día, implica tener en cuenta que:

La confianza en los datos está creciendo de manera exponencial: prácticamente cualquier aplicación de datos requiere de análisis o BI para extraer el significado y la acción subsiguiente. Las capacidades de automatización relacionadas han evolucionado: igual que también lo han hecho las herramientas de descubrimiento de datos, la computación en la nube y la forma de explotar la Big Data. Los proveedores hacen grandes avances para lograr simplificar el proceso de aprovechamiento de BI para el público inexperto: mejorando sus posibilidades de autoservicio, con los efectos positivos que ello implica para el negocio y su organización interna.

Una estrategia de comunicación puede desarrollarse para reforzar lo institucional (nueva identidad visual, nuevo concepto, reposicionamiento de la empresa o simplemente para posicionarla en los medios) o para promover algo específico (nuevo producto o servicio, nuevas condiciones, nuevo punto de venta, etc.)